fbpx

Quiero ser tu wedding planner

Mi locura por las bodas comenzó un día de noviembre de 2013. Dani y yo comenzamos a preparar nuestra boda y para empezar nos fuimos a visitar la feria Sevilla de Bodas. Fuimos a pasar una tarde de domingo y ver cómo se movía el mundo bodil. Recuerdo que salimos de allí con una bolsa llena de folletos con información de todo tipo y una gran incertidumbre. Nos empezó el agobio y no sabíamos por dónde empezar. Además, no teníamos ni idea de que las fechas estuvieran tan solicitadas, recuerdo que pensaba “todo el mundo ha decidido casarse en 2014???”.

Pero no quiero asustar a nadie, todo se organiza poco a poco: ya teníamos la fecha, sabíamos el catering que queríamos, después de varios días viendo espacios por fin encontramos el nuestro y Gabriel (el fotógrafo) llegó casi de casualidad…. Así que todo fluía como era de esperar. 

Lo recuerdo como uno de los años más felices de mi vida. A pesar de los agobios, nervios, incertidumbre meteorológica y demás contratiempos.

Por aquel entonces yo era la loca de los blogs, pasaba cada rato que tenía libre pegada al ordenador mirando bodas ajenas, pero eso me encantaba. Leía en todos sitios que los días previos debía estar disfrutando y descansar para el gran día, pero en mi caso eso no fue así, me pasé la semana llorando por una borrasca que no decidía marcharse de Sevilla, siete días de lluvias torrenciales en Septiembre!!! Y por consiguiente tuvimos que cambiar todos los planes previstos.

El día antes Dani y yo llegamos a la hacienda con dos coches cargados de material para la decoración y estuvimos allí hasta las doce de la noche.

Amaneció el día 20 de septiembre de 2014 con un sol radiante, la lluvia por fin nos dio una tregua. Pero Dani y su padre pasaron esa mañana en la hacienda haciendo montaje para después relevarles mi hermana y su pareja. A pesar de todos los agobios y nervios fue nuestro gran día. Vivimos algo que jamás olvidaremos.

Cuando volvimos de nuestro viaje y empezamos a bajar a la tierra poco a poco, me di cuenta que seguía mirando los mismos blogs y portales de boda y así nació mi blog Sonini Love. Un pequeño escape donde volcar toda la información que tenía después de un año de organización (y una excusa para seguir al día con las tendencias de bodas).

Sonini Love no terminaba de arrancar y yo empezaba a frustrarme, quería algo más… Así que en abril de 2016 me las arreglé en el trabajo y me fui a Zaragoza para realizar un curso de wedding planner con los chicos de Bodas de Cuento. Una experiencia brutal. Fue la primera vez que me rodeaba de gente con las mismas inquietudes que yo, al parecer no soy la única loca por las bodas y compartir este sentimiento fue muy enriquecedor para mí. Aunque algo no fue del todo bien, aprendí muchísimo, pero al mismo tiempo sentí pánico y lo dejé todo aparcado.

Intenté reprimir mis sentimientos, pero cada día las bodas volvían a mi cabeza. Después de casi dos años así, en mi vida personal pasaron algunos acontecimientos y decidí parar mi vida: dejé mi trabajo, nos mudamos y empezamos una vida nueva. Ahora no tenía escusas para dedicarme a lo que realmente me apasiona. 

Empezamos por el blog, una sesión de fotos, un logo nuevo, hicimos nuestras primeras tarjetas…. 

Esto se ponía en marcha. Y ahora un curso en la Escuela Sevilla de Moda de wedding planner para renovar conocimientos y estar al día.

Con todo este rollo lo que quiero decirte es que la figura de un wedding planner no es una moda ni un capricho, es un profesional que ayuda a los novios a llegar a buen puerto. Yo misma necesité a este profesional. Dani y yo disfrutamos muchísimo de nuestra boda, pero no todo lo que debimos (al igual que nuestra familia).

A pesar de todo fueron errores cometidos para llegar hoy al punto en el que me encuentro, benditos errores que me ayudaron a APRENDER y vivir nuevas experiencias.

Y me preguntan, por qué quieres ser wedding planner??? Por muchas razones:

Quiero volver a vivir la experiencia que viví junto a Dani de ese año maravilloso cuando organizábamos nuestra boda y ayudar a evitar los estragos que sufrimos por no tener a nuestro lado a un profesional.

Otra de las razones es que me encantan ver pelis moña (como dice Migue) y cuando el protagonista le pide a la chica que se case con él, ella responde con un “sí quiero” y en esa escena termina la película.

Yo quiero ser la continuación de ese final. Quieres formar parte del final feliz de mi película???

En definitiva, quiero formar parte de tu felicidad!!!!

Fotografías: Gabriel Navas, Escuela Sevilla de Moda, D. Asencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguenos en: